Disfrutar del Camino de Santiago con Oca Hotels

Un merecido descanso en Santiago
El momento más esperado de todo peregrino es cuando se acerca y entra en Santiago. Allí le vienen los recuerdos de todo lo vivido y la satisfacción de haber conseguido el objetivo. Además, es el momento de darse un merecido homenaje y nada mejor para ello que alojarse en el Hotel Puerta del Camino. Sus lujosas instalaciones, su piscina y su excelente gastronomía harán las delicias de todos los viajeros, que encontrarán en sus habitaciones el merecido descanso al final del Camino.
Ya sea en solitario, acompañado, a pie, en bicicleta e independientemente de la ruta que hayas elegido, el camino de Santiago es una experiencia que toda persona debería hacer, al menos, una vez en la vida. En él se viven todo tipo de aventuras, se conoce a otras personas y también a uno mismo. No dejes que te lo cuenten y ven a descubrirlo por ti mismo/a, te aseguramos que es una experiencia que no olvidarás en la vida y que, probablemente querrás repetir con el tiempo.Adentrarse en el Camino de Santiago es una de las aventuras más extraordinarias que puede emprender una persona en su vida. Esta mítica ruta fue una de las peregrinaciones más importantes de la cristiandad y ahora ha recuperado su esplendor atrayendo a peregrinos llegados de todas las partes del mundo. Encontrar un buen hotel a lo largo del Camino como los que ofrecemos en Oca Hoteles, es uno de los placeres cotidianos que podrás encontrar en este peculiar viaje que no deja indiferente a nadie y que los que lo emprenden recuerdan durante toda su vida.

Cómo encontrar un buen hotel en el Camino de Santiago.

Hacer turismo y pasear por una de las zonas más bellas de Europa es posible gracias al Camino de Santiago. En él nos sorprenderá la hospitalidad de las gentes, la solidaridad del resto de peregrinos que no dudarán en ayudarnos ante cualquier circunstancia aunque eso les suponga retrasarse en su plan de cada día. Viajar a Galicia siempre es un placer, pero hacerlo con la calma y el sosiego propio de los que se aventuran en el Camino de Santiago es una experiencia inolvidable.

Además, hacer el camino no está reñido con el placer, pues los viajeros tienen la oportunidad de descansar en complejos tan fabulosos como el Balneario Rio Pambre, ideal para reponer fuerzas antes de continuar con la marcha. Su construcción y sus habitaciones mantienen una estructura clásica que nos hará sentirnos muy integrados con todo el entorno, una auténtica maravilla de la naturaleza.

A continuación os dejamos lar rutas más habituales para recorrer El Camino de Santiago:

El Camino Francés, la ruta más utilizada.

Hay múltiples opciones para afrontar el Camino de Santiago, con rutas que transitan prácticamente toda la geografía de la península y no solo por el norte de ésta, al contrario de lo que muchos creen. Sin embargo podríamos reducir a cinco las rutas más populares o transitadas por los peregrinos llegados de todos los rincones del planeta: el Camino Frances, el Camino del Norte, el Camino Primitivo, el Camino Portugués y el Camino Inglés, aunque por supuesto existen otras alternativas.
Sin duda la ruta más popular y transitada de todas es el Camino Francés, cuyos puntos de partida los encontramos en Roncesvalles y Somport. Es el camino por excelencia, usado tradicionalmente por peregrinos de toda Europa para alcanzar Santiago y con la red de servicios, alojamientos y señalización más completa de todas. Transitando por su senda encontraremos una gran riqueza histórica, aunque conviene tomarse con filosofía la masificación de esta ruta en determinados puntos, sobre todo al final de su recorrido.

El Camino del Norte, la ruta de la Cordillera Cantábrica.

No tan masificada, pero de gran popularidad es la ruta del Camino del Norte, senda que originalmente los peregrinos usaban en la Edad Media para evitar los reinos musulmanes en su viaje a Compostela. Con punto de partida en Irún, el peregrino cruzará la costa astur-galaica con las inclemencias del tiempo y el desnivel como principales escollos en el camino, pisando suelo gallego en Ribadeo. En nuestra llegada a la ciudad de Oviedo, el camino se bifurca en dos, pudiendo los peregrinos seguir por el Camino Primitivo, que nos llevará al interior.

El Camino Primitivo.

Pese a ser su recorrido mucho más corto que otras rutas, con punto de partida en Oviedo y pasando por localidades como A Fonsagrada, su exigencia no se debe tomar a la ligera. Es una ruta de gran belleza, y en ella recae el honor de ser el camino original recorrido por el primer peregrino, el rey Alfonso II, en su viaje a Compostela hasta el sepulcro del apóstol Santiago. Que su popularidad se trasladará al Camino Francés en la Edad Media por el fenómeno de la Reconquista no ha significado que esta ruta se pierda, afortunadamente.

El Camino Portugués, con punto de partida en Lisboa.

Si decidimos hacer el Camino de Santiago desde tierras portuguesas, siempre tenemos la opción de hacer el Camino Portugués, con punto de partida en Lisboa, atravesando el país luso de sur a norte y cruzando el río Miño para entrar en Galicia por Tui, visitando más tarde Pontevedra y localidades como Padrón, antes de alcanzar Santiago.

El Camino Inglés.

Frecuentado en la Edad Media por peregrinos ingleses, escoceses, irlandeses, escandinavos o flamencos para llegar a Santiago a través del puerto de A Coruña. Podemos esperar una senda muy poco masificada, bien señalizada pero con cierta carencia de servicios y alojamientos en comparación con otras rutas. El Camino Inglés tiene dos variantes, desde A Coruña (Camiño do Faro) y desde la localidad de Ferrol.

 

Naturaleza y cultura a cada paso.

Pasear por el Camino es descubrir la naturaleza salvaje del norte de España, pero es también viajar al pasado al encontrarse pueblos medievales, iglesias románicas o incluso vestigios romanos. La naturaleza nos regala la vista a cada paso y nos muestra la Galicia más rural y salvaje. Además, podremos hacer una pausa y relajarnos en hoteles sensacionales como el Oca Insua Costa da Morte, situado en la popular villa de Cee. Sus tonos en madera y su cuidada y moderna reforma nos harán sentir como en casa y serán nuestro mejor aliado para continuar hacia Santiago de Compostela.

Un merecido descanso en Santiago.

El momento más esperado de todo peregrino es cuando se acerca y entra en Santiago. Allí le vienen los recuerdos de todo lo vivido y la satisfacción de haber conseguido el objetivo. Además, es el momento de darse un merecido homenaje y nada mejor para ello que alojarse en el Hotel Puerta del Camino. Sus lujosas instalaciones, su piscina y su excelente gastronomía harán las delicias de todos los viajeros, que encontrarán en sus habitaciones el merecido descanso al final del Camino.

Ya sea en solitario, acompañado, a pie, en bicicleta e independientemente de la ruta que hayas elegido, el camino de Santiago es una experiencia que toda persona debería hacer, al menos, una vez en la vida. En él se viven todo tipo de aventuras, se conoce a otras personas y también a uno mismo. No dejes que te lo cuenten y ven a descubrirlo por ti mismo/a, te aseguramos que es una experiencia que no olvidarás en la vida y que, probablemente querrás repetir con el tiempo.