Reserva on-line
arrow Mejor tarifa online garantizada

Ubicación y Entorno

ALLARIZ

Allariz es una joya medieval engastada en un remanso del río Arnoia que ha sabido conservar con mucho tiento todo el legado del que es depositaria. El pueblo ha estado unido al poder real desde su nacimiento, pues le debe ya su nombre al Rey suevo Alarico, que repobló estas tierras allá por el siglo VI, siendo en distintas ocasiones a lo largo de la edad media capital del Reino de Galicia y asiento de la Corte de Castilla. En su núcleo estuvo asentada la corte literaria que, creada por Alfonso X, El Sabio, criado de niño en el pueblo, recopiló las cantigas de Santa María. Con Sancho IV obtuvo el título de "Chave do Reino de Galicia". (Llave del Reino de Galicia).

Su esplendor fue disminuyendo a medida que el poder real se iba alejando de Galicia con el avance de la reconquista hacia el sur. Sin embargo, el legado de aquella época nos llega hoy impoluto en un pueblo muy cuidado, pionero en intervenciones de conservación y rehabilitación del patrimonio, que fueron reconocidas con el Premio Europeo de Urbanismo, con la inclusión en el catálogo de buenas prácticas de la ONU y con la declaración de Reserva de la Biosfera en 2005, junto con otros ayuntamientos de la comarca.

El paseo por el pueblo nos transmite su honda personalidad: una perfecta conjunción de arquitectura religiosa, civil y militar, imbricada con los bellos paisajes fluviales de la recuperada ribera del Arnoia.


Para conocer

Barrio judío: asentado en el s. XIII extramuros en el barrio de Socastelo, que acogió una importante judería medieval.

Campo da Barreira: amplio espacio abierto limitado por el norte por un paño medieval de la muralla del pueblo; en su centro hay una hermosa fuente barroca, obra de Ferro Caaveiro, y en uno de sus laterales aparece el Real Convento de Santa Clara. Este monasterio femenino fue fundado en 1268 por doña Violante, esposa de Alfonso X, "El Sabio". El edificio actual data del s. XVIII y cuenta con un importante museo de arte sacro, en el que destaca la Virgen abridera de marfil. Posee el claustro más grande de España. En esta área, empleada también como lugar de celebración de la feria quincenal, podemos admirar la Iglesia de San Benito, erigida en el s. XVIII con una linterna y un campanario muy hermosos.

Museo Iconográfico «Aser Seara»: en la calle de Castelao. Interesante colección de arte sacro con imágenes románicas, góticas y barrocas.

Casa Museo Vicente Risco: en la calle de San Lourenzo. Acoge la biblioteca y el despacho del insigne escritor gallego, así como documentos, dibujos y objetos relacionados con el literato.

Puente e iglesia de Santa María de Vilanova: ambas construidas en el siglo XII; se trata de un bello y atrayente conjunto románico al que se llega al final del paseo del Arnado.

Penedo da Vela y castillo: lugar donde se asentaba el desaparecido castillo del pueblo, perfecto mirador para observar la villa y las orillas del río. Especialmente buena es la panorámica sobre la iglesia de Santiago, uno de los mejores ejemplos del románico popular gallego en la Praza Maior, y sus inmediaciones, donde destacan el palacio del Juzgado, en la calle del Portelo (hoy alberga el Museo do xoguete con piezas que van desde principios del s. XX a los años sesenta), y la Casa Torre de Castro Oxea (torre del XVI, pazo del XVIII). Más hacia el sur se divisa la iglesia de San Pedro (románica de finales del s. XII) y hacia el este la iglesia de San Estevan (s. XII y reformas en el XVI), que cuenta con tres sepulcros medievales.


Villa singular

El visitante de Allariz no debe dejar de visitar las recuperadas riberas del Arnoia, que conforman el arbolado paseo del Arnado, un logradísimo parque etnográfico que recupera artes y tradiciones del pasado agrícola y artesanal. Está compuesto por tres piezas fundamentales: el Muíño do Burato, el Museo do Tecido «O Fiadeiro» y el Museo do Coiro, situado en la antigua curtiduría de los Nogueira, que cuenta con una cafetería- restaurante. Un puente peatonal de madera comunica las dos orillas del río y permite deleitarse con todos estos elementos muy fácilmente. Esta intervención de recuperación integral de la ribera del río y de su patrimonio fue la base de la consecución del Premio Europeo de Urbanismo en 1994.


No perderse


Festa do Boi: durante el Corpus (generalmente en junio, aunque sin fecha fija, pues se celebra sesenta días después de Pascua). Se suelta un buey por el pueblo, atado con una cuerda y controlado por varios hombres mediante la «guillada», rememorando el legendario hecho de la arremetida de Juan de Arzúa, montado sobre un toro, contra unos judíos que se burlaban de los cristianos durante la procesión del corpus. Declarada de interés turístico.

Feria del dulce, almendrado y melindre: ensalza la repostería tradicional de Allariz durante la primera quincena de septiembre.